La marca personal única

Vivir en la Autenticidad

Vivimos hoy día en el mundo de las marcas, la marca como aquello que distingue. Utilizamos el término basado en productos comerciales, los cuales requieren de mayor autenticidad para incrementar su valor. Haciendo un símil, podemos decir que la autenticidad como valor humano representa la certeza de aquello que es real, algo que podemos dar fe como único. Por eso ser una marca personal hoy en día no es tan distante ni materialista. Hoy quiero invitarlos a pensar en quiénes somos como obra única y que será necesario tomar en cuenta.

 

La autenticidad como valor humano representa la certeza de aquello que es real, algo que podemos dar fe como único.

Cuan grato es estar frente a la autenticidad de un discurso. Pues sí,  lo es. Nos moverá una intención, un punto de vista, un sentimiento expresado genuinamente, etc. Eso es lo que venimos a traerle al mundo. Esta entrada es una mirada a la autenticidad como valor y los beneficios que nos puede traer.

Aunque suene muy egocéntrico y narcisista, trata de saber quién eres e identifícate con lo que te gusta de ti mismo. Eso que te encanta y no pretendes cambiar. Eso que también otros nos reconocen como cualidades útiles y transformadoras, que deleita a otros en lo personal, laboral, social. Al hacer esto, paralelamente seremos capaces de admirar al otro y reconocerlo como un legítimo otro. También nos permite relativizarnos ante el mundo y ser únicos y no se trata de ser únicos por el afán ciego de simplemente distinguirnos, sino de prestar un servicio al mundo y en consecuencia, disfrutarlo.

 

Aunque suene muy egocéntrico y narcisista, trata de saber quién eres e identifícate con lo que te gusta de ti mismo.

Estar en este estado de admiración propia nos invita a permanecer en el bienestar. Por supuesto, es necesario también mirarnos con un ángulo 360 grados, con totalidad, lo que implica observar aquello que no nos gusta y enfocarnos en transformar y reinventarnos en una mejor versión de nosotros mismos constantemente.

Sentir orgullo por lo que somos y por lo que hacemos, el amor propio, nos seguirá aportando, sumando nuevas dimensiones de placidez y es una de las razones por las cuales vivir.

 

Intención

Querer hacerlo. ¿Realmente deseamos ser auténticos o deseamos seguir copiando conductas sin fin? Si queremos ser auténticos es necesario enfocarnos en lograr vivir la experiencia de ser una versión original de nosotros mismos.

 

Cuando tenemos la intención real de ser lo que somos desde la legitimidad, sabemos distinguir cuando buscamos copiar conductas y cuando nos dejamos transformar por la inspiración que nos dan otros.

Por otro lado, nuestra historia personal define en gran medida quienes somos; cuál es la huella que dejamos en el mundo; si tenemos referentes, personas que nos han marcado en lo familiar, en las organizaciones, incluso gente que nunca conocimos como el autor de un libro, un cineasta, etc. La vida nos muestra miles de posibilidades con muchos rostros que nos inspiran y de alguna forma, paradójicamente, somos la suma de las experiencias con esas personas. Pero no es útil ser la suma de las personalidades si queremos ejercer nuestra autenticidad. Encontrarnos con otros y nutrirnos de ellos es una alquimia y, esta es la gran diferencia, cuando tenemos la intención real de ser lo que somos desde la legitimidad, sabemos distinguir cuando buscamos copiar conductas y cuando nos dejamos transformar por la inspiración que nos dan otros y emerge una nueva faceta personal.

 

Compromiso

Como todo lo que declaramos importante, amerita compromiso con nosotros mismos siendo leales a quienes somos. Si algo nos gusta o no, es estar en plena conciencia de ello y ser lo suficientemente coherentes para actuar siempre en consecuencia, alineados con nuestro pensar, sentir y hacer.

Si algo nos gusta o no, es estar en plena conciencia de ello y ser lo suficientemente coherentes para actuar siempre en consecuencia.

Si expresamos una idea o asumimos una postura, esta debe ser asertiva, concepto vital para vivir en la autenticidad y ser claros siempre en los derechos propios y los derechos del otro.

 

Despertar y conciencia

 Si no descubro el mundo, no me puedo descubrir a mí mismo.

Estar despiertos ante el mundo. Cuando tenemos plena atención en lo que nos está pasando, en cómo nos impacta lo que nos rodea y cómo nos moviliza, podemos reconocer nuestras propias notas, nuestra canción personal, la que nos hace vibrar. Por ejemplo: si  asisto a una obra de teatro o un concierto y este me conmueve hasta hacerme sentir experiencias únicas, sabremos qué es lo que nos inspira y cuáles son nuestros talentos propios. Si no descubro el mundo, no me puedo descubrir a mí mismo.

Cuando actúo, ¿pienso, hago, estoy consciente de dónde vienen las creencias que me mueven? ¿Dónde lo aprendí? ¿De la familia, de mis maestros de escuela? ¿De mi cultura?  ¿De la empresa en la que trabajé? ¿Siento realmente desde el alma que desde allí debo actuar? ¿Me inspiran o me condicionan? ¿Actúo en “piloto automático” porque esto es lo que “debería hacer”? ¿O es lo que me enseñaron?

El filtro más importante es el corazón. A veces estamos convencidos “mentalmente” y otras es nuestro corazón quien está convencido de qué camino tomar. Este último es el genuino, la mente está al servicio del corazón.

 

Empoderamiento

 Las personas más influyentes del mundo son leales a sí mismos y han dejado una huella única.

El poder como recurso de lograr lo insospechado es uno de los regalos que nos otorga la autenticidad. No es el poder que apunta al control, es el poder que nos empuja a lograr coronar sueños y a convertirlos en resultados. Las personas más influyentes del mundo son leales a sí mismos y han dejado una huella única, un legado, y todos estamos llamados a ello.

 

Abundancia

Y ¿qué es la abundancia? Básicamente es tener gran cantidad de aquellas cosas que son para nosotros necesarias, sentir la tranquilidad de estar constantemente proporcionados de ellas. Hay una conexión con ella si asumimos la vida desde la transparencia. Abundancia de amistad, de trabajo, de momentos gratos, de bienestar. Y ¿por qué? Porque siempre hay alguien que necesita lo que somos, lo que solo nosotros podemos dar, y esto se traduce en un ganar-ganar, en lo que como individuos nos toca aportar y en consecuencia recibir.

 

AbundanciaAbundancia: Tener gran cantidad de aquellas cosas que son para nosotros necesarias

Conclusión

 Imaginemos las infinitas posibilidades de ser auténticos cada segundo.

Se dice que cuando barajamos un mazo de 52 naipes tenemos una casi total probabilidad de que el resultado sea único. Si esto es real, imaginemos las infinitas posibilidades de ser auténticos cada segundo. Decir, hacer algo en un instante y de una forma determinada, en un contexto único, porque cada día es irrepetible, como nosotros.

 

Desde lo que soy y lo que me resuena, te pregunto:

¿Qué voces inspiran tus acciones al comenzar el día?

 

Cuando fijes una postura ante una situación, pregúntate:

¿Soy lo que quiero ser o soy lo que me han dicho que debería ser?

 

Ivette Puerta

Ingeniero, coach y terapeuta. Más de una década de experiencia en excelencia organizacional, formadora y desarrolladora de equipos de alto desempeño. Motivadora. Palabra que me identifica: Innovación.

Imágenes: Fotografías de Ivette Puerta G.